catalogo de accesorios para vanitori y sanitarios

Problemas en grifería termostática

 

Es posible bañarse siempre con la temperatura deseada si se tiene instalado un grifo termostático de ducha. Estas canillas facilitan la regulación de la temperatura del agua, además de que mantienen la temperatura seleccionada exacta. Estas canillas se diferencias de las canillas tradicionales por tener unos comandos que permiten seleccionar la temperatura de ducha deseada y mantenerla en ese punto, no solamente durante la ducha, sino también la próxima vez que se utilice. El grifo tiene una escala graduada de temperaturas en el mando. Hay diversos modelos de grifos termostáticos, la mayoría de ellos, además de la regulación de la temperatura, también permiten regular el caudal y la presión.

problemas griferia termostaticaSe debe considerar que no todos los grifos termostáticos funcionan como deberían y hay algunos problemas en grifería termostática que tienen una recurrencia importante. Estos problemas en grifería termostática no sólo ocasionan pérdidas en la comodidad, sino que también implican un importante derroche de agua y energía.

Uno de los problemas en grifería termostática más frecuentes se relaciona con defectos en la superficie de los grifos, es decir defectos en el revestimiento. Las canillas se someten a inspecciones visuales, para comprobar que tengan un acabado correcto. Otro de los problemas en grifería termostática es que no siempre pueden soportar los efectos corrosivos del agua. Como norma de calidad para comprobar que los grifos no sufran este tipo de problemas, las canillas son sometidas a pruebas de envejecimiento acelerado en un laboratorio, en estos ensayos destructivos, se pone a las canillas 200 horas en una cámara con solución salina. Después de esto se observan posibles apariciones de manchas, saltos en el acabado o rugosidades. Las muestras examinadas deben superar además las pruebas de estanqueidad y demostrar su funcionamiento sin pérdidas de agua.

Los ensayos se realizan bajo elevada presión en las cañerías, ya que el obturador se cierra primero y luego el orificio del grifo. Durante estos ensayos se verifica también el regulador de temperatura bajo condiciones críticas. La misma prueba de estanqueidad de realiza con el mecanismo interno que debe regular las posiciones para un baño o ducha. En estos casos se verifica que el agua no se escapa aún bajo elevadas presiones. De esta forma se evitan los problemas en grifería termostática de fuga de agua.

Según exigen las normas de calidad vigentes, se deben verificar también la resistencia a la torsión de los materiales. Para controlar la posible aparición de estos problemas en grifería termostática se le aplica una fuerza de aproximadamente 5 Newton metro, tanto en la llave que regula el caudal como en la reguladora de la temperatura. Para superar estas pruebas no se deben verificar modificaciones en los sistemas de apertura y cierre, controlando además que no se haya alterado el caudal.

problemas griferia termostatica baoEste es otro problema en grifería termostática, que el caudal sea inferior al establecido por la norma. Para la bañera, se establece un caudal de al menos 20 litros por minuto cuando el caudal seleccionado sea el máximo en un rango de temperaturas entre los 35 y 40 °C a una presión de 3 bar. Durante una ducha, se establece un caudal de 12 litros por minuto, valor que garantiza el confort de la ducha.

Otro problema en grifería termostática muy común es un cambio brusco en la temperatura por corte abrupto en el suministro de agua fría. Para verificar la velocidad de respuesta del grifo ante esta situación, se corta el agua fría y se mide el volumen y la temperatura del agua en los instantes siguientes. Cumpliendo las exigencias de las normas de seguridad, el volumen medido en los 5 segundos siguientes al corte del agua fría no debe superar los 200 mm y los 25 segundos siguientes, debe ser inferior a los 300 mm. Al volver a abrir la llave de paso del agua fría, la variación en la temperatura no puede superar los 2 °C. Estos valores estipulados por la norma aseguran que la persona en la ducha no sufrirá quemaduras por cortes en el suministro de agua fría.

También es común el problema en grifería termostática ante una variación en la presión de agua. Por ejemplo, al abrir una canilla de agua fría en la vivienda, disminuye la presión en las cañerías, lo que se traduce en un aumento en la temperatura. La grifería termostática es capaz de regular en caudal de agua de forma tal que la diferencia en la temperatura ante el cambio en la presión sea mínima. En las pruebas de laboratorio esto se ensaya con la regulación del agua a unos 38 °C y una progresiva reducción en la presión del agua fría, volviendo a estabilizarla luego a 3 bar. La variación en la temperatura debe ser inferior a 2 °C. Para comprobar la reacción de los grifos ante algún problema en grifería termostática originado por una falla en el calefón, se reduce rápidamente la temperatura en 10 °C.

 
 
presupuestos e informacion de contacto